Tu blog de Cirugía Plástica y estética

Un estudio revela que la adominoplastia después del parto puede producir beneficios inesperados para la salud

La abdominoplastia, también conocida como cirugía estética de abdomen, que sirve para la corrección de la piel y musculatura del abdomen distendido o flácido, ayuda a las mujeres a recuperar su forma anterior al embarazo. Los hallazgos de un nuevo estudio, sin embargo, han revelado que el procedimiento también puede aliviar dos de las quejas más comunes de las mujeres después del parto.

Las cifras de la Sociedad Estadounidense de Cirujanos Plásticos (ASPS, por sus siglas en inglés) mostraron que 129,753 de los casi 1,8 millones de procedimientos quirúrgicos realizados en 2017 fueron abdominoplastia. La cantidad de personas que se realizaron una  abdominoplastia aumentó en 2.000 desde el año 2016 hasta 2017.

«Un contorno abdominal mejorado es algo que muchos de nosotros buscamos, pero para algunos pacientes, eso puede no ser posible solo a través de la dieta y el ejercicio», dijo Jeffrey Janis, presidente de ASPS.
Una abdominoplastia puede ayudar a las personas a lograr la figura que desean, pero la nueva investigación publicada en la prestigiosa revista Plastic and Reconstructive Surgery ha  revelado  que la abdominoplastia mejora algo  más que  a estética.

El investigador Alastair Taylor, de CAPS Clinic en Deakin, Australia, y sus colegas descubrieron que la abdominoplastia también puede mejorar el dolor de espalda y la incontinencia urinaria después del parto.
En un estudio en el que participaron 214 mujeres que se sometieron a una abdominoplastia con reparación de los músculos abdominales, Taylor y sus colegas les pidieron a los participantes que completaran cuestionarios sobre su discapacidad por dolor de espalda e incontinencia urinaria antes y después de la cirugía.

Después de seis semanas, las mujeres tuvieron mejoras importantes en ambos problemas. A los seis meses, solo el 9 por ciento afirmó tener una discapacidad moderada debido al dolor de espalda, y menos del dos por ciento seguía teniendo un problema importante con la incontinencia urinaria.

«Los resultados demuestran que las abdominoplastias tienen beneficios funcionales, así como cosméticos, en particular en la población posparto», dijo Rod J. Rohrich, un editor en jefe de Plastic and Reconstructive Surgery.

Los hallazgos son consistentes con los informes de casos anteriores que mostraron mejoras en el dolor de espalda y la incontinencia urinaria después de una abdominoplastia. Estas mejoras podrían ser el resultado de la restauración de la fuerza y la estabilidad de las regiones abdominales y pélvicas ya que la operación implica la reparación de la llamada distensión del recto o  separación de los músculos abdominales, que puede ocurrir después del embarazo.

«La abdominoplastia con reparación del recto crea una mejora significativa en los síntomas funcionales del dolor lumbar y la incontinencia urinaria», escribieron los investigadores en su estudio.
Taylor dijo que los planes de seguro de salud deben reconocer que la abdominoplastia ofrece beneficios funcionales y no solo una mejora cosmética.

Comparte:
No hay comentarios

Deja un Comentario

Tu dirección de email no se publicará