Aumento de pecho

El aumento de pecho, técnicamente conocido como mamoplastia de aumento, es un procedimiento quirúrgico para mejorar el tamaño y forma del seno de una mujer y es una de las operaciones más agradecidas en cirugía estética.
Descubrir más información

El aumento de pecho, técnicamente conocido como mamoplastia de aumento, es un procedimiento quirúrgico para mejorar el tamaño y forma del seno de una mujer principalment por los siguientes motivos:

  • Para mejorar el contorno de cuerpo de una mujer quien, por razones personales, siente que su tamaño de seno es demasiado pequeño.
  • Para corregir una reducción en el volumen de seno después del embarazo
  • Para equilibrar una diferencia en el tamaño de los pechos.

¿Estás considerando realizarte un aumento de pecho? Estás en el sitio correcto.

 

Proceso en la operación de aumento de pecho

En su consulta inicial, tu cirujano evaluará tu salud y te explicará  las técnicas quirúrgicas más apropiadas para tí, en relación a tus senos y tono de piel. Si tus senos están caídos, tu doctor puede recomendar también una elevación de seno.

Se franca con tu cirujano, al igual que él le describirá tus alternativas, riesgos y limitaciones. Harás constar a tu cirujano si fumas, y si tomas cualquier medicación, vitaminas, u otros medicamentos.

Tu cirujano te informará  también del tipo de anestesia que se aplicará, el tipo de instalación donde se realizará la cirugía y los costes.

En esta primera visita, también se valorará el tamaño que desea la paciente. Disponemos de unos simuladores que dan una idea muy aproximada de cómo puede quedar la cirugía. Es uno de los mejores métodos para valorar el tamaño deseado. Las comparaciones con otras pacientes o comparar con fotos de internet , muchas veces no llevan más que a la confusión, ya que cada paciente es diferente. Un tamaño de prótesis puede quedar muy bien en una paciente y ser exagerada o poca en otra, según la complexión, altura, caja torácica, hombros, caderas, brazos, etc.  Lo mas aproximado a como va a quedar es con el simulador.

También disponemos de simuladores 3D por ordenador, para valorar asimetrías, medidas exactas, etc.

Un implante de seno es una  cubierta de silicona llena de gel de silicona o una solución de sal y agua conocida como solución salina o suero fisiológico.

Los  datos científicos  disponibles en la actualidad demuestran la seguridad del gel de silicona en los implantes. Los implantes rellenos de suero fisiológico siguen estando disponibles para pacientes que requieren aumento de pecho sin ningún tipo de restricciones en Estados Unidos. En Europa, ambos tipos de prótesis están autorizadas para cirugía de aumento de pecho sin restricciones.

Una vez decidida la fecha de la intervención , se debe realizar un preoperatorio completo, que incluye:

  • Analítica preoperatoria.
  • Exploración completa.
  • Electrocardiograma.
  • En los casos que sea necesario, radiografía de torax y mamografía o ecografía (no siempre está indicado).

Tu cirujano Te dará  las instrucciones para preparar la cirugía, incluyendo directivas sobre que comer, beber y que vitaminas y medicamentos deberás tomar o evitar. Es conveniente dejar de fumar unos días antes de la intervención o al menos limitar al mínimo el consumo de tabaco.

Al hacer los preparativos asegúrate de que alguien pueda llevarte a casa después de la cirugía y puede ayudarte unos días si fuera necesario.

Normalmente realizamos   la operación en una clínica, aunque en casos determinados puede realizarse en un centro de cirugía ambulatoria, o en un centro quirúrgico para pacientes ambulatorios de un hospital. Cuando hay procedimientos asociados podrá ser necesario ingresar en el hospital unos días.

El aumento de seno suele realizarse bajo anestesia general,  por lo que  usted dormirá durante la operación. En ocasiones puede realizarse bajo anestesia local, asociándose un sedante para que esté más tranquila por lo que usted estará  relajada pero despierta.

El método de introducción y ubicación de su implante dependerá de su anatomía y de la recomendación de su cirujano. La incisión puede hacerse o en el pliegue donde el seno encuentra el torax, debajo de la mama,  alrededor de la areola (la piel oscura que rodea el pezón), o en la axila. Cada incisión se realizará de manera que las cicatrices sean lo menos aparentes posibles. Normalmente aconsejamos la incisión periareolar, ya que es la que permite una visión directa del lugar donde irá el implante y un mayor control sobre la forma del pecho y la incisión prácticamente no se ve. La incisión en surco submamario puede  verse y por la axila, aparte de hacer el proceso más doloroso, se tiene que hacer un túnel hasta el lugar donde se coloca el implante, por el cual puede desplazarse el implante hacia arriba y dar un aspecto menos natural.

Mediante la incisión, el cirujano levantará su piel y tejido del seno para crear una bolsa, o bien directamente detrás el tejido del seno o debajo de su  músculo pectoral. Los implantes se centran, entonces, debajo de sus areolas Normalmente, poniendo los implantes detrás de su músculo pectoral  se reduce la potencialidad de  una contracción capsular y da un aspecto más natural a la transición entre el torax y el pecho por arriba. También se inmiscuye menos el implante con el seno en la mamografía  . Normalmente dejamos un drenaje un dia para asegurar que no queda sangre en la cavidad.

Usted querrá discutir las pros y contras de estas alternativas con su doctor antes de la cirugía para asegurarse totalmente que comprende las implicaciones del procedimiento que él o ella le recomiendan. La cirugía comúnmente requiere de una a dos horas para completarse .Se usan suturas  para cerrar las incisiones, y encima se cubren con esteri-strips (tiras de sujeción). A continuación se  coloca un vendaje compresivo sobre sus senos, para ayudar a curar y bajar la inflamación, que usualmente se retira a los dos días.

 

Después de  la cirugía probablemente se sentirá cansada y dolorida. El  dolor y malestar se pueden controlar con medicamentos recetados por su doctor.

Los vendajes durante el primer  día suelen ser adhesivos cambiándolos por unos sujetadores apropiados a continuación. Durante las dos primeras semanas puede experimentar una sensación de hinchazón o inflamación  en las mamas que cederá lentamente. Normalmente aconsejamos dos días de reposo en casa tras la cirugía, en los que se tiene que ir con cuidado de no levantar peso ni hacer fuerza con los brazos. A los tres o cuatro días ya se puede salir a la calle y hacer tareas sencillas en casa, sin mover mucho peso y a la semana ya se puede conducir normalmente. Todo este proceso es variable, ya que depende de cada persona el grado de inflamación y de dolor.

Las suturas de steri-strip se retirarán de dos a tres  semanas después de la cirugía, durante las cuales puede ducharse, con cuidado de no frotar las tiritas y luego secarlas con un secador y poner iodo, pero la inflamación en sus senos puede durar de  tres a cinco semanas antes de desaparecer. La primera semana acostumbra a ponerse cremas trombolíticas (menaven gel) para ayudar a mejorar el hematoma y después se aconsejan cremas antiinflamatorias y reafirmantes.
Usted debería ser capaz de volver al trabajo en unos días, dependiendo del nivel de actividad requerido para su trabajo. Siga el consejo de su cirujano sobre cuando debe empezar los ejercicios y las actividades normales. Sus senos probablemente serán sensibles a la estimulación directa durante dos o tres semanas, por lo que debería evitar el contacto físico. Después de este tiempo, el contacto del seno es sensible, normalmente de tres a cuatro semanas tras la cirugía.

Sus cicatrices se mostrarán rosadas durante unas seis semanas. Pueden permanecer del mismo tamaño durante varios meses, o incluso se pueden ampliar. Después de varios meses, sus cicatrices comenzarán a desaparecer, aunque nunca completamente.

Al cabo de un mes aconsejamor realizar masajes para minimizar el riesgo de encapsulamiento, que realiza la propia paciente.

Las mamografías de rutina deberían continuarse después del aumento de seno, aunque es importante antes de iniciar la mamografía informar al radiólogo de la existencia del implante. Este le aplicará la técnica más adecuada que permita visualizar el tejido mamario alrededor del implante.

La mayoría de las mujeres quedan muy satisfechas con el resultado del aumento de seno, se sienten más cómodas con su aspecto más lleno.

El examen regular de rutina de su cirujano plástico y las mamografías en los grupos apropiados de edad en intervalos prescritos ayudarán a asegurar la prevención de  cualquier complicación; si esta ocurriera podría detectarse a tiempo y ser tratada.

Su decisión para obtener un aumento de seno es muy personal. Lo más importante es que usted se sienta bien. Si sus expectativas son realistas, usted quedará contenta con su nueva cirugía.

El aumento de seno es relativamente sencillo. Pero como con cualquier operación, hay riesgos asociados con la cirugía y hay complicaciones específicas asociadas a este procedimiento.

El problema más común,  dentro de la infrecuencia de complicaciones, es la  retracción capsular , ocurre en un 1- 2 % de los casos. Tiene lugar si la cicatriz o cápsula que se forma alrededor del implante comienza a comprimir el implante. Esta compresión del implante  puede ocasionar el que el seno se endurezca al tacto. La retracción capsular puede tratarse de varias maneras: o bien rompiendo la cápsula desde fuera o bien mediante una intervención en la que se reseca total o parcialmente la cápsula engrosada y cambiando la prótesis. Normalmente no es necesario llegar a la reintervención, ya que con masajes o medicamentos se solucionan la mayoría de las capsular.

Como con cualquier procedimiento quirúrgico, la inflamación que sigue a la operación puede ocasionar alguna hinchazón y dolor.  Se pueden producir hematomas que normalmente desaparecen al cabo de unos días.

Un porcentaje muy pequeño de mujeres desarrolla una infección alrededor del  implante (porcentaje inferior al 1 por mil). Esto puede ocurrir al cabo de un  tiempo, pero normalmente  puede aparecer al cabo de una semana después de la cirugía. En algunos casos, puede ser necesario quitar el implante durante varios meses  hasta que se resuelva la infección,  pudiendo entonces ser reemplazado por uno nuevo.

Algunas mujeres dicen que sus pezones tienen más o menos sensibilidad de la normal durante un tiempo. También puede notar pequeñas zonas de acorchamiento cerca de sus incisiones. Estos síntomas normalmente desaparecen con el tiempo.

No hay evidencia de que los implantes de seno afecten a la  fertilidad,  embarazo, ni a la lactancia..  Sin embargo,  si usted ha  amamantado un bebé dentro del año anterior al aumento, puede producir leche durante unos días después de la cirugía. Esto puede ocasionar algún malestar, pero puede tratarse con la medicación prescrita por su doctor.

Muy raramente, los implantes de senos se pueden romper o tener fugas. La ruptura puede ocurrir como resultado de un accidente o debido al movimiento y la  compresión normal entre su seno y el implante. Si las prótesis están rellenas de suero fisiológico, el implante se desinflará en unas horas y el suero será absorbido por el cuerpo. Si se produce una rotura en una prótesis rellena de gel de silicona , pueden ocurrir dos cosas . Si la cubierta  se rompe pero la cápsula o cicatriz alrededor de la prótesis no, usted no detectara  ningún cambio. Pero si la cápsula también se  rompe o  rasga, especialmente por  presión extrema,  el gel  de silicona puede circundar  en el tejido. El gel puede implantarse en el seno y ocasionar una nueva cápsula  alrededor, o, muy raramente,  puede emigrar a otra área del cuerpo. Este tipo de rotura se detecta rápidamente, porque se produce un cambio en la forma o la consistencia del seno, bien por la misma paciente o en las revisiones que realiza el cirujano anualmente. Ambos tipos de roturas pueden requerir una segunda operación y reemplazo del implante roto.

Las investigaciones realizadas (múltiples estudios, también realizados en España),  no han  encontrado ninguna relación clara entre los  implantes de silicona y los síntomas a los que los doctores se refieren  como – » desordenes del tejido conjuntivo».

A pesar de que no hay ninguna evidencia de que los implantes de seno ocasionen cáncer de mama, estos pueden cambiar la manera con la que se debe realizar la mamografía para poder detectar un posible cáncer. Cuando usted pide una mamografía de rutina, asegúrese de  ir a un  centro de radiología donde los  técnicos están  al corriente de  las técnicas especiales que se requieren para examinar un seno con un implante.  Simplemente se requieren vistas adicionales. Los exámenes de ultrasonidos pueden ser útiles en algunas mujeres con implantes para detectar o evaluar las prótesis. En relación al cáncer de mama, incluso hay estudios que aseguran que el cáncer de mama se detecta antes en las pacientes portadoras de prótesis de mama, ya que estas se hacen más autoexploraciones y están más acostumbradas a explorarse el pecho, con lo que mejora la supervivencia.

Aunque la gran  mayoría de mujeres no experimenta estas complicaciones, usted debería discutir cada una de ellas con su médico para asegurarse que comprende los riesgos y consecuencias del aumento de seno.

Antes y después de un aumento de pecho

¿Tienes más dudas sobre el aumento de pecho?

Si quieres recibir información más personalizada en tu ciudad de residencia de forma directa, sin intermidiarios y sin compromiso, haz clic en el siguiente botón para rellenar el formulario que se despliega.

Más tratamientos de cirugía estética que podrían interesarte