Ripoplastia: La cirugía de la nariz

La rinoplastia o cirugía para dar nueva forma a la nariz, es uno de los procedimientos más comunes de la cirugía plástica. Puedes reducir o incluso agrandar la nariz, modificar la punta o el puente de la misma.
Descubrir más información

La rinoplastia o cirugía de la nariz, es uno de los procedimientos más comunes de la cirugía plástica. La rinoplastia puede reducir o incrementar el tamaño de tu nariz, cambiar la forma de la punta de la nariz o del puente, agudizar la abertura de los orificios nasales o cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior.

También puede corregir un defecto de nacimiento o una lesión, o ayudar a mejorar problemas de la respiración. Si está considerando una operaciónde rinopastia, este apartado te dará un entendimiento básico del procedimiento.

¿Estás considerando realizar una Rinoplastia?

La rinoplastia puede mejorar su apariencia y la confianza en usted mismo, no cambiará necesariamente su apariencia de manera que quede de una forma ideal, ni puede hacer que otra gente le trate diferente. Antes de decidir hacerse la cirugía piense cuidadosamente en sus expectativas y háblelas con su cirujano. Los mejores candidatos para la rinoplastia son las personas que desean mejorar mas no perfeccionar su apariencia. Si usted está físicamente saludable, es psicológicamente estable y realista en sus expectativas, entonces podrá ser un buen candidato.

La edad también podrá ser una consideración. Muchos cirujanos prefieren no operar en jóvenes entre los trece y los quince años sino hasta que hayan terminado su desarrollo ­ alrededor de los 14-15 años para las chicas y un poco después para los chicos. También es importante considerar el proceso de ajuste social y emocional de un joven y cerciorarse de que la operación sea algo que ellos desean, mas no sus padres.

Notarás que al principio incrementa la inflamación y coagulación de la sangre alrededor de los ojos, llegando a su máximo después de dos o tres días. Se puede reducir esta inflamación aplicando compresas frías lo cual lo hace sentirse mejor. En cualquier caso, te sentirás mucho mejor de lo que aparentas. La mayor parte de la inflamación o coagulación debe desaparecer en aproximadamente dos semanas. (Podrás permanecer por varios meses una ligera inflamación, la cual nadie puede notar nadie más que tu y tu cirujano).

Es común que ocurra una pequeña hemorragia durante los primeros días, y después de la cirugía, también continuarás sintiendo que la nariz está tapada por varias semanas. Probablemente tu cirujano te pedirá que no te suene la nariz por una semana o más, para dejar que los tejidos se recuperen.

Si se colocaron tapones en la nariz se retirarán después de algunos días y te sentirás mucho más cómodo. Para el final de una semana, ocasionalmente dos, se deben retirar todas las curaciones, férulas y suturas.

La mayoría de los pacientes de una operación de rinoplastia pueden realizar sus tareas normales en uno o dos días, regresando a la escuela o labor de tipo sedentario en una semana aproximadamente después de la cirugía. Sin embargo, pasarán algunas semanas antes de que te recuperes completamente.

Tu cirujano te dará instrucciones más específicas sobre cómo continuar gradualmente con tus actividades normales. Es común que tu cirujano incluya las siguientes sugerencias: evitar actividad estrenua (correr o trotar, nadar, agacharse, relaciones sexuales; cualquier actividad que aumente tu presión sanguínea) por dos o tres semanas. Evitar golpearse o frotarse la nariz o quemarse con rayos solares por ocho semanas. Ten especial cuidado al lavarte la cara o cabello o al usar cosméticos. Puedes usar lentes de contacto siempre y cuando lo desees, sin embargo el uso de gafas requiere de otras consideraciones. Una vez que se retira la férula el doctor tendrá que colocar cinta sobre tu frente o sujetar la nariz sobre las mejillas por otras seis o siete semanas hasta que tu nariz se haya recuperado completamente.

Tu cirujano programará visitas frecuentes de seguimiento en los meses posteriores para ver el progreso de su cicatrización. Si tieneS cualquier síntoma fuera de los normales entre cada visita, o cualquier pregunta con respecto a lo que puede y no puedeS hacer no dudeS en llamar a tu doctor.

En los días posteriores a la cirugía, cuando la cara esté amoratada e hinchada, será fácil olvidar que te verás mejor. De hecho, muchos pacientes se deprimen por un período después de una cirugía plástica; ésto es muy normal y razonable. Ten por seguro que esta etapa pasará. Día tras día tu nariz se verá mejor y tu ánimo también mejorará. En una o dos semanas no tendrás la apariencia de que acaba de pasar por una cirugía.

Sin embargo la cicatrización sigue siendo un proceso lento y gradual. Alguna inflamación podrá estar presente por algunos meses, especialmente en el área de la punta de la nariz. Es probable que los resultados finales de una rinoplastia no sean aparentes sino hasta un año o más.

Al mismo tiempo podrás experimentar ciertas reacciones inesperadas de tu familia y amigos. Podrán decir que no ven gran diferencia en tu nariz. Probablemente actúen con resentimiento, especialmente si cambiaste algo que ellos consideraban como un rasgo único de la familia o étnico. Si eso ocurre, trata de recordar la razón por la cual decidiste originalmente hacerte esta cirugía. Si ha cumplido con tus metas entonces tu cirugía es un éxito.

¿Tienes más dudas sobre la Rinoplastia?

Si quieres recibir información más personalizada en tu ciudad de residencia de forma directa, sin intermidiarios y sin compromiso, haz clic en el siguiente botón para rellenar el formulario que se despliega.

Más tratamientos Faciales disponibles que podrían interesarte